9 de mayo de 2011

Los Doce Sevillanos Ilustres del Palacio de San Telmo (I)


Coronando la fachada noroeste del Palacio de San Telmo, en Sevilla, podéis ver doce esculturas que representan a doce sevillanos ilustres (en realidad sólo son nueve, pues los tres restantes son "hijos adoptivos"). Unos son más conocidos que otros, y como en mi caso, no sabía quiénes eran muchos de ellos, decidí buscar un poco más de información al respecto. Al principio pensaba en dejar una breve nota biográfica de cada uno, pero lo cierto es que en la mayoría de los casos me he encontrado con que son personajes demasiado interesantes como para resumir su vida en cuatro líneas. Por ello, he decidido dividir la entrada en tres entregas, y así no os atosigo con tanto texto ;) El orden de los personajes es por fecha de nacimiento, y aquí tenéis a los cuatro primeros. ¡Qué lo disfrutéis!

RODRIGO PONCE DE LEÓN (1443-1592)


Nacido en Arcos de la Frontera (Cádiz) es uno de los tres “hijos adoptivos” de la fachada. Era el segundo hijo de Juan II Ponce de León. Por las acciones en el cerco de Cádiz, el rey nombra Marqués de Cádiz a Juan Ponce de León, aunque el título lo llevará Rodrigo, incluso antes de la muerte de su padre. Tras ésta, continuará apoyando a su soberano contra los Duque de Medina Sidonia. A la muerte de Enrique IV, apoya a la hija de éste, Juana la Beltraneja, contra Isabel, siguiendo a su suegro el Marqués de Villena. Sin embargo, acabada la contienda se presenta ante la nueva Reina y ésta le perdona y le confirma todos sus títulos y privilegios. Sería al servicio de Isabel donde iba Rodrigo a encontrar mayor gloria.

Fue el capitán más destacado en la toma del Alhama y protagonista en el cerco de Granada distinguiéndose en la Batalla de Zuabia y la de la Reina, estando presente en la rendición de la ciudad y la entrega de la misma de Boabdil a los reyes católicos. En 1482 dirige la reconquista de Alhama, inmediatamente después sometida de nuevo a un terrible cerco por el monarca granadino, del que Rodrigo pudo salir gracias a la ayuda de su rival el duque de Medina-Sidonia que le socorrió oportunamente.

Rodrigo Ponce de León falleció en la ciudad de Sevilla, antes de cumplir los cincuenta años de edad.


FRAY BARTOLOMÉ DE LAS CASAS (1474-1566)


El conocido fraile dominico, cronista, teólogo, obispo de Chiapas (México), filósofo, jurista y defensor de los derechos de los indígenas en los inicios de la colonización de América nació probablemente en el sevillano barrio de Triana. Tuvo una formación más bien autodidacta, orientada hacia la Teología, la Filosofía y el Derecho. Llegó a Las Indias en 1502 y se ordenó sacerdote dos años más tarde en La Española (Santo Domingo).

Conmovido por los abusos de los colonos españoles hacia los indígenas y por la gradual extinción de éstos, emprendió desde entonces una campaña para defender los derechos humanos de los indios; para dar ejemplo, empezó por renunciar él mismo a la encomienda que le había concedido el gobernador de Cuba, denunciando dicha institución castellana como una forma de esclavitud encubierta de los indios.

Las ideas de Las Casas tuvieron eco en la metrópoli, donde hacia 1542 se dio la revisión de la legislación indiana, con la adopción de las llamadas Leyes Nuevas, en las que quedaron reflejados la consideración de los indios como hombres libres que no podían ser esclavizados ni sometidos a trabajos penosos; y la prohibición de crear nuevas encomiendas, disolviendo de inmediato las de eclesiásticos y oficiales reales.

En 1543, además, Las Casas fue nombrado obispo de Chiapas, aunque la hostilidad de sus feligreses por sus rigurosas exigencias morales le hizo regresar a Castilla en 1547. Desde 1551 hasta su muerte, fue nombrado procurador de indios, con la misión de transmitir a las autoridades las quejas de la población indígena de toda la América española. Insatisfecho con lo logrado, Las Casas publicó en 1552 una serie de escritos críticos, entre los que se incluía la Brevísima relación de la destrucción de las Indias, donde denunciaba los abusos de la colonización española.


LOPE DE RUEDA (1510-1565)


Llamado el Terencio sevillano, fue autor dramático, poeta y comediante, y considerado como el fundador del teatro español o el precursor del Siglo de Oro del teatro comercial en España. Nació en Sevilla en una familia de orfebres, oficio que abandonó pronto para dedicarse por entero al teatro. No conocemos muchos datos acerca de su vida, sabemos que se casó dos veces: la primera vez con una bailarina llamada Mariana, que trabajó al servicio del Duque de Medinaceli y la segunda con la valenciana Ángela Rafaela Trilles, con la que tuvo una hija.

Se consagró íntegramente al teatro, siendo no sólo dramaturgo, sino también actor y director. Fundó una compañía propia que actuó en diversas ciudades españolas con gran éxito. Como autor teatral produjo comedias, coloquios pastoriles, algún auto sacramental y pasos. Escribió en prosa sus primeras comedias, en las que se aprecian influencias de Boccaccio, Plauto y autores italianos coetáneos, y en verso dos comedias de escenas breves en las que se presentan gran variedad de tipos.

Su gran creación la constituyen los pasos, precedentes del entremés e intercalados en las comedias en prosa para entretener al público con una situación de trama sencilla y rápido desenlace, cuya gracia residía en la comicidad de las situaciones y los personajes, que se expresaban en un lenguaje vivo y coloquial. De gran realismo y tono siempre popular, presentan a una serie de personajes tipificados, como el de la criada negra, la gitana o el bobo. Fueron famosas sus representaciones del Corpus de Sevilla en 1559 y del Corpus de Toledo en 1563.

Murió en Córdoba en el año 1565.

BENITO ARIAS MONTANO (1527-1598)


El segundo de los tres ilustres no nacidos en Sevilla, nació concretamente en Fregenal de la Sierra (Badajoz), aunque vivió algún tiempo en la capital andaluza y fue aquí donde murió. Arias Montano fue humanista y teólogo y además hablaba varias lenguas. Su familia pertenecía a la pequeña nobleza, aunque su situación económica no era excesivamente buena, por lo que su padre se ganaba la vida, como notario de la Inquisición. Este hecho no está exento de ironía, porque ocho años después de su muerte todos los libros de Montano fueron prohibidos por el Santo Oficio.

Montano inicia sus estudios en Sevilla y con sólo catorce años publica un trabajo de carácter científico. Para 1550 se encuentra ya estudiando en la Universidad de Alcalá de Henares: estudia lenguas semíticas, domina el griego y el latín y profundiza en el espíritu humanista. Fue aquí, precisamente, donde Arias Montano conoció a Fray Luis de León, a quien le uniría una gran amistad el resto de su vida. A la edad de treinta años fue ordenado sacerdote y admitido en la Orden de Santiago. En 1568 Montano recibe por parte del monarca Felipe II la dirección de la Biblia Políglota, más tarde lo nombraría director de la Real Biblioteca del Escorial.

Arias Montano murió en Sevilla el 6 de Julio de 1598, su cuerpo está enterrado en la cripta de la Iglesia de la Hispalense.

4 comentarios:

Z. Alekai dijo...

Hola; solo quería puntualizar que Benito Arias Montano posee una peña con el mismo nombre en alajar ( sierra de Huelva) Es un lugar preciso y mágico, en ella hay una puerta de piedra que se cree era la entrada a su casa ( http://galeon.com/iberiamagica2/arco.jpeg) Si no has ido nunca te lo recomiendo, en septiembre creo recordar ( no se) hay una romería de casi todos los pueblos de la sierra hacia allí, Es a la única romería que he ido en mi vida, ya que soy de la sierra de Huelva, Un saludo!

Rukia dijo...

Gracias por tu comentario Alekai! Lo cierto es que no tenía ni idea, muchas gracias por compartirlo aquí!

Hispalois dijo...

Interesante entrada. Creo que hay una pequeña errata en la fecha de fallecimiento de Rodrigo Ponce de León. Debe ser 1492.

Manuel Bono dijo...

Cuando Benito Arias Montano que fue mucho más de lo que la reseña del autor publica aquí, se retiró a la Peña de Alájar, el Rey Felipe II viajó hasta allí. Todavía está en pie, en la carretera que va de Aracena a Alájar, la que pasa por muy arriba de Linares de la Sierra, una fuente que según la leyenda o historia, fue donde la comitiva regia paró para aliviar la sed del Monarca: la fuente se llama "Del Rey", precisamente por esa circunstancia. ¿A qué iba Felipe II allí? Iba a tratar de convencer a Arias Montano para que regresase a la Corte, pues dado que era un extraordinario políglota, el Rey le encomendaba misiones diplomáticas por toda Europa y otros lugares. No era un cualquiera don Benito, no. Pero era judío, no de práctica ni creencia; era de extirpe hebrea y eso en la España creada por los RRCC era malo. Fue por esa ciscunstancia y no otra por lo que pasado el tiempo y ya fallecido Arias Montano (que se quedó en la Peña, por cierto) sus libros fueroin objeto de crítica acerba y algunos quitados de en medio. Y sí, la Romería a la Virgen de Los Ángeles es preciosa y la Virgen misma. Hace 50 años yo fui uno de los que organizó la Hermandad de Galaroza que iba y sigue yendo en romería hasta Alajar, el 8 de septiembre. El paraje es grandioso.

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails