29 de septiembre de 2010

Va un neanderthal y le dice a otro...


Es una noticia antigua, pero me he dado cuenta de que por algún motivo no la había colgado aquí. Os dejo dos artículos del diario Público, uno escrito más bien en clave de humor y el enlace a otro más académico. Que lo disfrutéis.

(Daniel Mediavilla-Público.es)

El experimento que organizó el antropólogo Robert McCarthy, de la Universidad Atlántica de Florida en Boca Ratón, debía de tener aires de sesión de ouija. Treinta mil años después de la muerte del último de los neandertales McCarthy pretendía escuchar sus voces de nuevo. En lugar del clásico tablero para sesiones de espiritismo, el investigador empleó modelos informáticos y un sintetizador. El resultado, publicado en Newscientist , ha sido, como casi todos los intentos de contacto con el más allá, estupefaciente. (Escuchen a un neandertal diciendo 'E')

Para realizar su simulación, McCarthy reconstruyó, a partir de los restos fósiles encontrados, el tracto vocal de tres neandertales. En su opinión, el habla de esta especie de homínidos carecería de la sutileza de la de los humanos modernos. (Adviertan la sutileza de un humano moderno diciendo 'E').

Hallazgos recientes parecen apuntar en la dirección de unos neandertales capaces de hablar. Los investigadores han descubierto que compartían con los humanos una versión del gen FOXP2, directamente relacionado con la capacidad del habla.

El investigador estadounidense planea realizar nuevas reconstrucciones en las que su neandertal pronuncie frases completas. Es posible que entonces podamos hacernos una idea más apróximada de cómo pudieron hablar y de cuál era la diferencia entre ellos y nosotros. De momento, para los sapiens comunes, la simulación de McCarthy no aclara demasiado.

Para consultar otro artículo (más académico) que versa sobre el tema, pinchad aquí.

28 de septiembre de 2010

Conflicto entre arqueólogos y escaladores en la Cova Gran de Santa Linya


Os dejo aquí el artículo y los vídeos publicados en desnivel.com.

Por mi parte... bueno, qué os voy a decir, soy historiadora y arqueóloga y en cuanto a los Bienes de Interés Cultural y el Patrimonio Arqueológico, creo que es preciso hacer todo lo posible para su estudio, protección, conservación y difusión.

Santa Linya, ¿arqueología y/o escalada?

Un documental realizado por la productora VLO analiza la polémica y los desencuentros entre el colectivo de escaladores y el equipo de arqueología en la Cova Gran de Santa Linya. Todas las partes implicadas dan su punto de vista.

Los orígenes

Según Rafael Mora, catedrático de historia e investigador de Santa Linya, este yacimiento “se descubre en 2002, no porque se hubieran hecho prospecciones, sino que son los vecinos de Sant Llorenç de Montgai, que ya conocían la cavidad, quienes nos traen aquí”. “Al llegar”, prosigue, “vemos que tiene muchas posibilidades a nivel arqueológico; es el momento a partir del cual se comienzan a pedir permisos y a trabajar de forma sistemática”.

En cuanto a Santa Linya como escuela de escalada, el equipador local Víctor Fernández explica cómo, allá por 2003, “un compañero me dijo que viniera a ver la cueva; al principio, no vi demasiadas posibilidades, pero ya había dos vías abiertas, con lo que no fuimos los descubridores. A partir de ahí, empecé a abrir vías más cortas, para explorar las posibilidades, y se enteró Dani Andrada; año tras año, empezó a crecer el número de vías y a venir más y más gente”.

La importancia arqueológica

“Habitualmente, cuando nos encontramos con un sitio arqueológico, este ya había sido agujereado y vaciado a principios de siglo, porque se conocía como yacimiento y han ido trabajando en él sucesivas generaciones de arqueólogos”, cuenta Mora, quien desvela que “la sorpresa de esta cueva es que en 2002 no se conocía a nivel arqueológico ni a nivel patrimonial y, por tanto, no había ningún sondeo hecho ni se conocía su potencial estratigráfico. Eso ya la hace importante en el sentido de que, si había registro arqueológico, estaría entero, nadie lo habría vaciado”.

El historiador explica también que “por su cronología a nivel cultural, tiene todas las transiciones, es decir, que tenemos prehisoria reciente, mesolítico, paleolítico superior y paleolítico medio, y tenemos todos los puntos de transición entre unos y otros, y eso la hace doblemente interesante. Además, si miramos un mapa de Cataluña, en el interior apenas tenemos muestras de prehistoria reciente, especialmente restos de actividad doméstica, que se concentran en la zona de la costa”.

En ese mismo sentido, se expresa Gemma Hernández, jefe del Servicio de Arqueología y Paleontología de la Generalitat de Cataluña: “La Cova Gran de Santa Linya es muy importante porque nos aporta una información muy valiosa desde el final de los últimos neandertales y lo que sería el hombre con unas características más modernas; nos hace un retrato de los últimos 50.000 años de nuestra evolución”.

La importancia para la escalada

El documental también ofrece la perspectiva de la importancia de Santa Linya para el mundo de la escalada deportiva. Víctor Fernández lo resume diciendo que “hay 40 vías por encima de octavo grado, que ya es un nivel muy, muy alto, y después tiene siete vías de noveno grado, que es el máximo grado encadenado. Y tener todas esas 50 vías juntas, una al lado de la otra, hace que toda la élite mundial quiera venir aquí”.

Dani Andrada también defiende uno de sus terrenos de juego favoritos: “Es una de las cuevas de mayor dificultad del mundo, con varias vías de 9a hacia arriba y varios proyectos por hacer. Hay dos vías que pueden ser de las más duras del mundo, que están todavía por encadenar. Realmente, nunca he encontrado una zona con tanta dificultad, tantas vías duras juntas”. El madrileño, afincado en Lleida en parte ‘por culpa’ de Santa Linya, concluye que “es un lugar muy especial para el mundo de la escalada; si no escalas, es difícil de entender que sea tan importante para el mundo de la escalada”.

Tan importante que ha llevado a otros escaladores de orígenes alejados a establecerse también en la zona como Daila Ojeda y Chris Sharma, que también intervienen en el vídeo. El californiano asegura que “en la cueva hay la concentración más alta de vías duras del mundo; en escalada deportiva no vas a encontrar un muro mejor que Santa Linya” y sentencia que “es un lugar perfecto para escalar; representa un estilo futurístico para la escalada”.

La problemática de las negociaciones

“Desde el equipo de inverstigación, se considera que han dado toda la información y explicaciones para intentar ordenar el tema y los escaladores consideran que han sido tratados de manera prepotente”, resume Gemma Hernández el conflicto. “Los escaladores, no responden a una estructura jerarquizada, no hay nadie que ostente la representatividad del colectivo; también estamos en contacto con la FEEC, pero tampoco representa a la comunidad de escaladores”, agrega, como una de las dificultades a la hora de negociar medidas.

Víctor Fernández plantea que “no necesitas un carnet para escalar, ni siquiera estar federado; y hay un desconocimiento tan grande de nuestro deporte que ni las autoridades saben si podemos escalar o no, o qué necesitamos y qué no”. “No nos hemos colectivizado nunca, porque no nos ha hecho falta organizarnos así; en cambio, los arqueólogos tienen el aval de la Generalitat y entonces todo lo hacen a través de ella. Nosotros lo hacemos todo individualmente y nos hemos sentido discriminados porque nunca hemos podido demostrar nuestra fuerza”, reflexiona Víctor.

Este es el punto donde la red de escaladores XESCA entra en acción, para intentar recoger el sentir del colectivo de escaladores y convertirse en interlocutor válido ante la administración. Eduard Burgada, responsable de la asociación, señala que “el problema que tienen los escaladores es que no se consideran como colectivo sino como individuos. Eso lleva a que normalmente la consciencia que hay por las otras partes es que son una panda, con cuatro por aquí y cuatro por allá… no tienen la sensación de que haya entidad. No podemos crear un grupo de presión, porque no estamos organizados”.

Organización temporal

A pesar de ese hándicap de representatividad, escaladores y arqueólogos han llegado al acuerdo de repartirse la cueva de Santa Linya temporalmente: el verano para las excavaciones y la primavera y el otoño para la escalada. En estas negociaciones ha intervenido, con un papel mediador, la alcaldesa del pequeño municipio al que pertenece la cueva, Les Avellanes i Santa Linya, Mª Carme Garrofé: “el Ayuntamiento intenta encontrar el equilibrio entre los dos estamentos; pensamos que se pueden hacer las dos cosas perfectamente. Además, los propietarios de los terrenos han delegado en el Ayuntamiento la representación en las negociaciones, con la voluntad de que las dos actividades se puedan realizar en la cueva”.

El hecho es que, para un pueblo pequeño, tanto escaladores como arqueólogos y escolares que visitan el yacimiento representan una fuente de riqueza económica y vitalidad social, deportiva y cultural a la que no están dispuestos a renunciar.

De todos modos, Gemma Hernández no duda en dar un sereno golpe de autoridad sobre la mesa: “El patrimonio arqueológico tiene la consideración de dominio público, es decir, una villa romana por ejemplo es de la Generalitat, aunque se encuentre dentro de una finca o solar de propiedad privada. Además, tenemos que tener en cuenta que los yacimientos arqueológicos en cueva no son sólo el substrato que contiene, sino que la cueva misma forma parte del monumento, porque está haciendo, por decir algo, de habitáculo; es como si a una catedral le quisiéramos negar que la estructura arquitectónica sea monumento, y que el monumento sea sólo el altar. Abriendo vías de escalada la están dañando; nadie dejaría que los escaladores abrieran vías en el Palau de la Música”.

Una apreciación respaldada también por el profesor de Derecho Administrativo de la Universidad Autónoma de Barcelona: “La consideración de dominio público de estos bienes hace que, no sólo disfruten de una especial protección, sino que al fin y al cabo sea la administración quien decida sobre los mismos. Esta protección implica que la administración debe cuidar del yacimiento y preservarlo, tanto del medio físico como de toda intervención humana, aunque no necesariamente debe contemplar que no se pueda realizar ninguna otra actividad”.

Compatibilidad

Los escaladores afirman con contundencia que la compatibilidad entre las dos actividades es posible, garantizando todo su respeto a los trabajos y las excavaciones. “Sólo tiene que haber voluntad por parte de todos”, comenta Víctor Fernández, “nosotros seguro que no dañamos nada, igual que los arqueólogos no tienen porqué dañar nada de la pared. Trabajamos con dos medios diferentes y los dos son suficientemente grandes y tolerantes como para llevar nuestra actividad a cabo aquí”.

El escalador y fotógrafo especializado Pete O’Donovan, habitual de la cueva, está seguro de que “lo podemos conseguir si todos somos más sensibles y entendemos los puntos de vista del otro. Los escaladores pueden existir sin dañar el entorno. Todos tenemos que contribuir a hacerlo bien. No tenemos que tirar basura, no debemos molestar más de lo necesario y, si es posible, tenemos que trabajar conjuntamente con ecologistas y arqueólogos”.

También la alcaldesa Garrofé se muestra partidaria de la compatibilidad: “No pensamos en la prohibición de la escalada, ni mucho menos. Hace años que hacemos excavaciones, es muy importante lo que se está encontrando y creemos que se tiene que proteger, y la escalada es una actividad paralela que se puede seguir haciendo si hay respeto por lo que se va encontrando. El yacimiento está en la base de la cueva, la escalada en las paredes, y ceremos que será totalmente compatible. En un futuro lejano, ya veremos”.

Menos optimista es Gemma Hernández: “Empezamos pensando que sería un yacimiento del paleolítico medio y nos hemos encontrado también con restos del calcolítico y del neolítico, que son de vital importancia. Primero pensábamos que el yacimiento estaba centrado sólo en un lado de la Cova Gran, pero hemos podido documentar que no, que se ocupa toda la cavidad. Además, la cueva está inmersa en un proyecto de dinamización hacia las escuelas, que es la manera de devolver a la sociedad el esfuerzo y la inversión que se está haciendo en la investigación, con lo que hay continuas visitas guiadas de escolares, con todo el apoyo del Departament de Ensenyament, que ha dedicado incluso un profesor que solo se dedica a esto”.

La jefe del Servicio de Arqueología y Paleontología de la Generalitat termina diciendo “con el corazón en la mano, que estamos haciendo todo lo posible para que sea compatible, pero es muy agresivo la escalada en la Cova Gran. No quiere decir que la escalada tenga que desaparecer de la zona, pero quizás sí de la Cova Gran”.

Rafael Mora lo contextualiza diciendo que “llevamos aquí siete años y sólo hemos estudiado la potencialidad arqueológica que tiene, y todavía no hemos llegado a la base. Nuestro trabajo básicamente consistirá en preparar el yacimiento para que futuras generaciones puedan trabajar en él”.

A los escaladores, no les seduce nada un futuro sin la posibilidad de escalar en Santa Linya. Víctor Fernández considera que “las dos actividades son lo suficientemente importantes y pueden aportar mucho a este pequeño pueblo; la gente es consciente de ello y está a favor de que las dos actividades se lleven a cabo. Nosotros seguiremos trabajando para demostrar que lo que hacemos es positivo para nosotros y para la gente del pueblo”.

“Sería una gran pena para el mundo de la escalada y el alpinismo que Santa Linya se cerrara”, afirma lacónico Iker Pou. Mientras Daila Ojeda apunta que “este es el centro de la dificultad en la Península y si lo cierran sería como poner una barrera a la escalada deportiva en nuestro país”.

Chris Sharma, por su parte, reflexiona que “la cueva es muy importante por su pasado, pero también lo es por lo que está pasando ahora, que son los récords mundiales que están saliendo de esa cueva. Son cosas muy importantes que hay que preservar también”.

Reportaje grabado íntegramente por la productora VLO se introduce en casa de todos los afectados y deja al espectador una lectura abierta del conflicto.


Nota: la mayoría de los comentarios y entrevistas del vídeo son en catalán, sin embargo creo que pueden entenderse con facilidad.



20 de septiembre de 2010

Faraón (1966): El Antiguo Egipto a través del cine europeo.


Faraón es una película polaca del renombrado director Jerzy Kawalerowicz, basada en la novela histórica de Boleslaw Prus, editada en 1897. Cuenta la historia del joven faraón Ramsés XIII en su lucha por recuperar el poder y la hegemonía de la realeza frente al creciente poder, religioso y también político, de la casta de sacerdotes de Amón.

El inicio es realmente sublime: comienza con la imagen de dos escarabajos (metáfora de los poderes político y religioso) disputándose una bola de estiércol (Egipto) en medio del árido desierto. Debido a que son animal sagrado en el Antiguo Egipto, el ejército del faraón, que se topa con ellos mientras realizaba maniobras de entrenamiento, es instado por los sacerdotes a dar un inmenso rodeo por temor a pisarlos. La película nos relata pues, un conflicto propio de la Polonia del XIX, la lucha entre el poder político y el catolicismo ortodoxo, a través del Egipto del II Periodo Intermedio (1800 a.C. - 1550 a.C.). La crítica hacia la religión es también fruto del momento histórico de realización del filme: la Polonia comunista de los años sesenta. Kawalerowicz no sólo nos presenta a los sacerdotes como conspiradores y ambiciosos, sino que además retrata a un pueblo ignorante, ingenuo y supersticioso que se deja manipular frente a ellos.

Pese a contar con un buen número de anacronismos históricos, como por ejemplo el ficticio Ramsés XIII (la dinastía Ramésida finaliza con Ramsés XI) o la relevancia política del pueblo asirio y el hebreo, que no tendría lugar hasta bien entrado el Imperio Nuevo, no dudo en afirmar que muy posiblemente es, de todas las películas del género peplum (películas históricas ambientadas en la Edad Antigua, las famosas “pelis de romanos”) ambientadas en el Antiguo Egipto que conozco, la que mejor recoge la esencia de éste. No veremos en ella los fastuosos decorados de la Cleopatra de Elisabeth Taylor, ni tampoco el Egipto idílico de Tierra de Faraones. Muy al contrario, la puesta en escena se caracteriza por su sobriedad y su austeridad. Un Egipto real, donde la arena y el polvo del desierto aparecen en cada rostro, incluido el del propio faraón. Tal realismo se consiguió rodando en Luxor y Bujara (Uzbekistán). Los extras, como anécdota, son soldados soviéticos. La sensación de encontrarnos en el auténtico Egipto de los faraones se acrecienta con una banda sonora limitada casi por completo a determinados cánticos rituales. Tiene también rasgos típicos que no pueden faltar en el género peplum, como la ausencia casi total de violencia explícita, el énfasis en el erotismo y la sensualidad oriental y cómo no, una imagen de las pirámides de Giza.


El atrezzo, las vestimentas y los tocados muestran una buena documentación histórica. Algunas imágenes incluso, nos traen a la mente representaciones artísticas de la época, como por ejemplo la secuencia de la momificación de Ramsés XII (padre del protagonista y también personaje ficticio). Es más, aquí os dejo también algunas comparaciones:






El filme, de casi tres horas de duración, es en mi opinión una obra maestra de principio a fin. Su única pega es precisamente ésta extensa duración, así como la lentitud de algunas de sus escenas (por otro lado, algo típico del cine europeo). Sin embargo, que esto no os desanime, si os gusta el cine histórico, Faraón os encantará, y desde aquí recomiendo encarecidamente su visionado a todo amante de Egipto y de la Historia Antigua. Para terminar, como una imagen vale más que mil palabras, os dejo una de las mejores escenas del filme, la de la entrada de la litera del faraón.

16 de septiembre de 2010

Arte con humor



13 de septiembre de 2010

Los mamuts del hombre de Orce


Dos herramientas halladas en Fuente Nueva 3 confirman la presencia humana

Fuente: ELPAIS.com

"Si los homínidos entraron en Europa por el sur el primer hombre no puede estar en Burgos", repitió una y otra vez en referencia a Atapuerca el paleoantropólogo catalán José Gibert, descubridor de los yacimientos de Orce. Las nuevas excavaciones, que comenzaron el pasado día 30 de agosto en el campamento de Fuente Nueva 3, empiezan a aclarar la importancia de su descubrimiento. "Hemos encontrado dos herramientas humanas con más de 1,3 millones de años de antigüedad que confirman que hubo presencia humana en aquel momento. Se trata de los más antiguos vestigios de presencia humana en Europa", explicó Robert Sala, director del proyecto que tiene permitido continuar con las investigaciones hasta el próximo 22 de septiembre.

Las dos herramientas de piedra eran utilizadas para cortar y fueron extraídas de un bloque de caliza. Se encontraban junto a restos de heces de hiena fosilizadas, lo que indica que los hombres y las hienas competían por la comida en el paraje.

"Se trata de un yacimiento muy importante. Llevaba cuatro años cubierto y en solo unos días hemos encontrado varios mamuts gigantes y uno infantil. Uno de los colmillos mide unos cuatro metros de largo y el mayor de los mamuts podía pesar más de 12 toneladas, lo que lo convierte en un animal más grande que los actuales elefantes", explicó Sala, que también ha trabajado en Atapuerca. Junto a los mamuts se han encontrado otros animales como un hipopótamo, un rinoceronte, ciervos de grandes dimensiones y hasta un caballo.

La acumulación podría deberse a que los animales acudían a beber al inmenso lago que existía en la zona durante el Plio-Pleistoceno, hace cinco millones de años, y quedaban allí atrapados.

Pese a la riqueza de los dos yacimientos en los que se trabaja, Robert Sala no comprende cómo no se autoriza a investigar en Venta Micena, el mayor de la zona, donde fue encontrado por Gibert el polémico Hombre de Orce. "Ese yacimiento es el más rico de toda Europa, de eso no hay duda, aunque no esté de acuerdo con la teoría de Gibert sobre aquel hueso", explicó el investigador.

La historia resulta sorprendente y para verla con perspectiva hay que tomar cierta distancia en el tiempo. En 1976 llegaba a Orce un paleoantropólogo catalán llamado José Gibert. Estaba convencido de que en aquel paraje, hace millones de años, debía haber habido un gran lago. Tras estudiar los diferentes estratos de la zona descubrió Venta Micena. Seis años después de este descubrimiento, Gibert encontró el resto humano que sería conocido como Hombre de Orce. Se trataba de un fragmento del cráneo de un niño que había permanecido en un nido de hienas. La comunidad científica no terminó de ponerse de acuerdo sobre el hallazgo. Gibert perseveró y pidió una y otra vez permiso para continuar las excavaciones en el yacimiento. Tantas como le fueron denegadas por la Junta de Andalucía. En 2007, el investigador falleció y sus cenizas fueron esparcidas en Venta Micena. Unos meses después, la prestigiosa revista Nature le daba la razón gracias a la continuación de su trabajo llevada a cabo por su hijo. El VM-0 era el trozo de un cráneo humano.

En la zona de Orce existen tres grandes yacimientos. Según los Gibert, el mayor es Venta Micena. Los otros dos debían ser más pequeños. Los mamuts y la industria lítica han sido encontrados en Barranco León y Fuente Nueva 3, que es donde se ha permitido excavar.

"La arqueóloga Sara Milliken, de la Universidad de Oxford, ha intentado junto a Luis Gibert conseguir permiso, pero la Junta se ha negado. No pueden alegar motivos económicos, porque el equipo se mostró dispuesto a conseguir la financiación por otro lado", explicó el alcalde de Orce, José Ramón Martínez (IU), que no entiende los motivos por los que no se autoriza a excavar en Venta Micena. "Es el yacimiento más denso del mundo. Al margen de si aquel hueso es de un hombre o no, que es algo muy importante, hay que tener en cuenta que se han excavado solo 300 metros cuadrados del millón de metros que tiene el yacimiento y de ahí Gibert sacó 16.000 fósiles, algo inaudito", aclaró.

El propio José Saramago, que bautizó como Pedro Orce a uno de los personajes de La balsa de piedra, se pronunció sobre Venta Micena en una de sus últimas visitas a Orce. "Unos yacimientos de la importancia de los de Orce merecen más sentido común. Los útiles allí encontrados no han podido llegar por el aire", dijo en referencia al cuestionado hombre de Orce, mostrado así su apoyo al desaparecido José Gibert. El tiempo se ha llevado al premio Nobel y al paleoantropólogo catalán, pero la tierra sigue en el mismo lugar esperando a que alguien le pregunte por sus secretos, siempre que medie un complicado permiso.

"Son ya 30 años de decir que no dan el permiso porque lo de Orce no es algo importante. La Junta de Andalucía sigue empeñada en decir que no a la apertura del yacimiento de Venta Micena porque cuando se abra se van a sonrojar muchos ex consejeros de Cultura y otros políticos que han ninguneado de forma escandalosa este proyecto", concluyó José Ramón Martínez.

10 de septiembre de 2010

Safo de Lesbos, la poetisa de la Grecia Arcaica



Safo de Lesbos, o Safo de Mitilene, como también se la conoce, fue la primera poetisa lírica de la Grecia arcaica.

Nace en Mitilene, ciudad de la isla de Lesbos, hacia el 630-620 a.C, en el seno de una familia nobiliaria. Vivió allí gran parte de su vida, junto a su padre, su madre y sus tres hermanos varones. Se casó joven con un rico propietario aristócrata de Andros, llamado Cércilas, con quien tuvo a su hija Cleis. Debido a las luchas nobiliarias, la familia de tuvo que exiliarse en Siracusa, hacia el 604-603 a.C. tras la victoria del tirano Pítaco que se impuso en Mitilene desde la 42º hasta la 52º Olimpiada.

Al parecer, Safo consagró su vida a ser la maestra de jóvenes casaderas de las mejores familias aristocráticas, aportándoles conocimientos de música, uso de la lira, conocimientos de recitación, composición de versos líricos, danzas, cosmética, urbanidad, literatura, ceremonial, etcétera, en un lugar al que se llamó thyasos. La casa de Safo aunó a un sinfín de doncellas cobijadas bajo su protección y enseñanza, hasta el punto de que Safo misma la llamó "La casa de las servidoras de las Musas". A partir de sus poemas se deduce que Safo se llego a enamorar de alguna de sus discípulas y mantuvo relaciones sentimentales con ellas, lo que la ha convertido en un símbolo del amor entre mujeres.


No existen muchos datos biográficos sobre ella, y sólo se conocen algunos poemas y fragmentos extraídos de citas tardías y de papiros. Prácticamente todo lo que se sabe de su vida lo deducimos de sus poemas. El contenido amoroso de estos propició además toda clase de habladurías y rumores sobre su vida. Sus poemas se recitaban y conocían en la Atenas del s. V a. C. y más tarde, en Roma, los poetas latinos alaban sus escritos.

De su obra, que al parecer constaba de nueve libros de extensión variada, se han conservado también ejemplos de lírica popular en algunos epitalamios y cantos nupciales, más intimistas y cultos que el resto de sus poemas, para los cuales creó un ritmo propio y un metro nuevo, que pasó a denominarse la estrofa sáfica.

Safo habla en sus poemas de la pasión amorosa que se apodera del ser humano y se manifiesta en diversas formas, como los celos, el deseo o una intangible nostalgia. Ejemplo de esto se encuentra en el Himno en honor a Afrodita, el único poema que nos ha llegado completo de toda su obra. Su poesía sirvió de fuente de inspiración a poetas, como los latinos Catulo y Horacio. A partir de la época alejandrina se intentó conservar su obra y descubrir nuevas partes. Safo ha adquirido el nombre de la décima musa por su resonancia e importancia dentro del mundo de la poesía.


Desciende, Venus bella,
y en las doradas copas
con el suave néctar,
mezcla purpúreas rosas,
y a mis dulces amigos
que tu deidad adoran,
con divinal bebida
inspira y alboroza.
Related Posts with Thumbnails