29 de julio de 2010

Participación en los Premios 20Blogs 2010

Premios 20Blogs

Pues eso, que tanto Esto es Hispania como mi otro blog, Brainstorming participan en la edición de los Premios 20Blogs que convoca el diario 20 Minutos. Éste que leéis ahora está inscrito en la categoría de "Cultura y Tendencias", y el segundo, en "Personal", por si tenéis curiosidad.

Tengo entendido que sólo los participantes pueden concursar, así que supongo que muchos de los que me leéis asiduamente no podréis votarme. De todas formas, no aspiro para nada a ganar, ni mucho menos, símplemente a dar un poco más de publicidad al blog. Por fin, después de mucho tiempo con el widget de la Blogosfera puesto, me han votado con 4 y 5 estrellas, ¡algo es algo!
Las votaciones comienzan el 2 de Agosto, y finalizan el 30 de Septiembre.

Tenéis el enlace más abajo, pero por si acaso, anda, aquí os los dejo también:

20 de julio de 2010

Los diez experimentos más crueles de la Historia



Yo no titularía así esta noticia (experimentos con personas en la II Guerra Múndial, por desgracia, ganarían con creces a cualquiera de estos), pero aquí tenéis el artículo, publicado en abc.es:

Entre las historias más curiosas que han llegado a la portada de Bitacoras.com este fin de semana, nos ha llamado la atención una anotación con los diez experimentos más raros y crueles de la historia, publicada en la bitácora "Una ventana al mundo" (vía 1 y 2). En realidad se trata de una recopilación realizada por Alex Boase para la prestigiosa revista New Scientist, posteriormente llevada a un libro y rescatada de su época de estudiante de la historia de la ciencia en la universidad.

A continuación, repasamos estos fascinantes ensayos.

1. El elefante y el ácido. Warren Thomas, director del zoo de Lincoln Park en la década de los sesenta, inyectó 297 miligramos de LSD a un elefante. Se trata de una droga que se empezó a popularizar por aquel entonces, de efectos psicodélicos, entre los que se incluyen alucinaciones con ojos abiertos y cerrados, sinestesia, percepción distorsionada del tiempo y disolución del ego. Su objetivo era comprobar si con una dósis tres mil veces mayor que la habitualmente ingerida por un humano, el elefante podía ser inducido al musth, un estado que suelen tener estos animales una vez al año, cuando tienen un incremento de la excitación sexual, volviéndolos más agresivos. La muerte del elefante confirmó que se trataba de una barbaridad, aunque responsables del parque se defendieron argumentando que no esperaban el resultado, ya que ellos también habían probado la sustancia.

2. Terror en los cielos. No salimos de los sesenta porque durante esa década el ejército también quiso comprobar hasta qué punto sus soldados son capaces de cometer errores en situaciones de vida o muerte. Para tal fin, a los altos cargos no se les ocurrio una mejor idea que, durante un entrenamiento de vuelo, informar a los diez reclusos de que el avión no funcionaba bien y tendrían que aterrizar en el océano. Lo despiadado llegó cuando, en pleno vuelo, les pasaron un formulario de un seguro para accidentes en el que el ejército no se hacía responsable de muertes o heridas.

3. Cosquillas. En los años treinta, un profesor de psicología de la universidad de Ohio, Clarence Leuba, estaba convencido de que la risa no era algo innato y que las personas aprendían a reirse por necesidad, cuando se les hacía cosquillas. Su conejillo de indias para probar esta hipótesis fue su hijo, al que ningún miembro de su familia podría tratar de hacer reir. El experimento falló cuando descubrio a su propia esposa jugando con el bebé. Esto no impidió que el doctor siguiese practicando con su hermana.

4. Estudiando el disgusto. Otro de los experimentos curiosos que recoge Boese en su libro, nos lleva hasta 1926, cuando el profesor Carney Landis de la Universidad de Minnesota, quiso investigar las expresiones faciales de disgusto. Para ello dibujó líneas en las caras de los voluntarios con un corcho quemado antes de pedirles que olieran amoníaco, que escucharan jazz, que vieran material pornográfico o que metieran la mano en un cubo lleno de sapos. Para finalizar, les pedía que decapitaran a una rata blanca. Aunque todos dudaban, y algunos maldecían o lloraban, la mayoría aceptaron hacerlo, demostrando lo fácil que mucha gente acepta la autoridad. Los rostros de los voluntarios no tenían desperdicio. Según cuenta, Boese “parecían miembros de un culto preparándose para hacer un sacrificio ante el gran dios del experimento”.

5. Resucitando a los muertos. Otro de los científicos "locos" de la década de los treinta fue Robert Cornish, de la Universidad de Carlifornia. En este caso, su obsesión era la posibilidad de conseguir revivir a un muerto, inyectándole adrenalina y antigoaculantes mientras lo giraba en una rueda con el objetivo de hacerle circular la sangre. Lo había conseguido con éxito con perros estrangulados, pero cuando iba a intentarlo con un preso condenado a muerte en el estado de california, las autoridades le negaron el permiso en el último momento... por miedo a que lo tuvieran que liberar si la técnica funcionaba.

6. Mensajes subliminales. Hasta ahora, parece que los experimentos que hemos visto tuvieron poco éxito, pero en 1942 Lawrence LeShan consiguió demostrar que era posible que un grupo de jóvenes dejara de comerse las uñas a través de mensajes subliminales. Mientras dormían, este psicólogo de la universidad de Chicago, les ponía un disco en el que continuamente se escuchaba "mis uñas saben terríblemente amargas". Con tanta repetición, el tocadiscos se estropeó y como el profesor quería proseguir con su ensayo, repetía el mensaje de viva voz, cada noche. El cuarenta por ciento de los niños dejó de comerse las unas, aunque se rumorea que fue para que el "científico loco" dejara de molestarles.

7. Los pavos y el sexo. Estudiar el comportamiento sexual de los pavos puede llegar a resultar de lo más bizarro. Al menos para dos investigadores de la universidad de Pensilvania, Martin Schein y Edgar Hale, quienes en la década de los sesenta descubrieron que estos animales no son muy exigentes a la hora de elegir pareja. Cómo llegaron a esa conclusión es lo peor de todo; cogieron a una hembra de pavo y le fueron cortando partes del cuerpo hasta que el macho perdió interés. Incluso cuando lo único que quedaba era la cabeza en un palo, los machos seguían excitándose.

8. Animales de dos cabezas. Más que experimentos brutales, podríamos calificarlos como despiadados y brutales, los que realizó el cirujano soviético Vladimir Demikhov a mediados del siglo pasado, creando animales bicéfalos. Quizá uno de los que más se recuerden, es el perro de dos cabezas que creó en 1954, uniendo la cabeza de un cachorro al cuello de un pastor alemán.

9. La fiebre amarilla. Según Stubbins Ffirth, médico de Filadelfia en 1800, la fiebre amarilla no era una enfermedad infecciosa, y lo probó en sí mismo con inusuales experimentos. Se hizo cortes en los brazos en los que aplicaba su propio vómito; también sobre sus globos oculares. Los esfuerzos realizados para probar con otros fluidos corporales obtuvieron los mismos resultados. Más tarde se demostró que las muestras Ffirth había utilizado para sus experimentos procedían de pacientes en etapa tardía que ya no eran contagiosas.

10. Con los ojos bien abiertos. Para terminar con esta estrambótica recopilación, no podíamos dejar de lado los experimentos relacionados con el sueño, de los que el profesor Ian Oswald, de la Universidad de Edinburgo, podría hablarnos largo y tendido, ya que durante la década de los sesenta trató de estudiar las condiciones extremas para quedarse dormido. Imaginaos las técnicas utilizadas con los pobres voluntarios: música bien alta, descargas eléctricas en las piernas, cintas adhesivas en sus ojos para evitar que se cerraran, luces de flash a medio metro, etc.
Related Posts with Thumbnails