29 de octubre de 2010

El Crack de 1929


Ahora que parece que las noticias sobre la crisis económica actual han quedado eclipsadas por el cambio interno del gobierno y la muerte del ex-presidente de Argentina, Néstor Kirchner, me gustaría recordar brevemente, hoy 29 de Octubre, aniversario del famoso "Martes Negro", al que todavía es conocido como el mayor crack bursátil de la Historia (aunque ignoro, porque no estoy muy puesta en La Bolsa, si realmente no los ha habido peores). Lo que si es probable es que el paso de la sociedad de los Felices 20 a la de la Gran Depresión fuese uno de los cambios sociales más bruscos de nuestra Historia.

La crisis del 29 tuvo lugar tras unos años de crecimiento económico extraordinario de los EE.UU, iniciado durante los años de la I Guerra Mundial y que llevó al país a convertirse en el primer inversor mundial. Durante la década de los años veinte, el mayor poder adquisitivo de la clase media hizo que se popularizaran las compras a plazos, que supusieron un aumento del consumo por encima del de los salarios (que fue casi inapreciable) y que a la larga, sumieron a muchas familias en deudas que no podían afrontar. Sin embargo, por aquel entonces muchos creyeron iniciar una nueva era de prosperidad indefinida.

El auge bursátil explicado por la buena situación de las empresas dio paso a una burbuja especulativa, donde el alza de las cotizaciones se basó en una demanda cada vez mayor de las acciones, provocada por el convencimiento de los inversores de que cuanto antes compraran, mayor sería la ganancia. Nuevamente parte de la población se endeudó, ahora en la compra de unas acciones cuyos altos precios no tenían relación con los beneficios empresariales, que creían muy por debajo. Cuando la inclinación del mercado cambió y las cotizaciones se hundieron, muchos inversores se encontraron empeñados y sin poder hacer frente a sus deudas.

El 24 de Octubre de 1929, desde ahora, el "Jueves Negro", el convencimiento de que los precios de las acciones no iban a seguir subiendo permanentemente dio paso a una alocada venta de las mismas para perder menos dinero, y por ende, al desplome de los precios, primero en la Bolsa de Nueva York y luego extensible al resto del país. El endeudamiento provocó un pánico en la gente con depósitos bancarios, que acudió en masa a retirarlos. Días más tarde, el antes mencionado 29 de Octubre, muchos bancos exigieron el pago de los préstamos concedidos para la compra de acciones. La crisis de liquidez llevó a la caída del consumo y la demanda, al quiebre de las empresas y de los bancos, a la deflación y a una caída de las cotizaciones que no se frenó hasta 1932. La retirada de inversiones europeas, el stop del flujo comercial y de las importaciones y la reclamación en el pago de los préstamos para las reparaciones de guerra trasladó la crisis económica, en mayor o menor medida, al resto del mundo.

1 comentarios:

Cayetano dijo...

Momentos de crisis ha habido muchos a lo largo de la historia, pero la que se inició con el crack fue terrible porque propició el ascenso del nazismo y la peor guerra de nuestra historia más reciente.
Un saludo.

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails