3 de marzo de 2010

Sargón de Acad, el fundador del primer imperio



Sargón de Acad (2.334 a.C. – 2.279 a.C.) fue el fundador del primer imperio conocido, el Imperio Acadio, en el III mileno a.C. Éste imperio abarcó desde parte de Mesopotamia (la zona de los ríos Tigris y Éufrates), hasta parte de Anatolia (actual Turquía). Su capital fue Acad, también conocida como Akkad o Agadé.

Paradógicamente, desconocemos el nombre verdadero de este soberano acadio, pues "Sargón" poviene del término "sharrukin", que significa "rey verdadero". Este nombre, probablemente autoimpuesto, nos dice ya que Sargón fue un usurpador del trono. Su nombre no es sino un intento de legitimar su poder. Más aún, tenemos un texto autobiográfico, quizás dictado directamente por sargón a sus escribanos, que nos habla de sus orígenes y su llegada al trono. El texto, se ha conservado de forma parcial en tres tablillas, dos de ellas neoasirias y una neobabilónica. Una de ellas la podéis ver en la siguiente imagen, el texto lo tenéis tras la misma.

Sargón, el soberano potente, rey de Agadé, soy yo. Mi madre fue una variable
(prostituta), a mi padre no conocí. Los hermano(s) de mi padre amaron las
colinas. Mi ciudad es Azupiranu, situada en las orillas del Eufrates. Mi
variable madre me concibió, en secreto me dio a luz. Me puso en una cesta de
juncos, con pez selló mi tapadera. Me lanzó al río, que no se levantó (sobre)
mí. El río me transportó y me llevó a Akki, el aguador. Akki, el aguador, me
sacó cuando hundía su p[o]zal. Akki, el aguador, [me aceptó] por hijo suyo (y)
me crió. Akki, el aguador, me nombró su jardinero.Mientras era jardinero, Istar
me otorgó (su) amor,Y durante cuatro y [. . .] años ejercí la realeza. El
[pueblo] de los cabezas negras regí, gob[erné]; Poderosos [mon]tes con azuelas
de bronce conquisté, Las sierras superiores escalé, Las sierras inferiores
[atra]vesé,Las [tierr]as del mar tres veces recorrí. Dilmun mi [mano] cap[turó],
[Al] gran Der [subí], yo [...],[...] alteré y [...].Cualquier monarca que me
suceda,R[ija, gobierne] el [pueblo] de los cabezas negras; [Conquiste] poderosos
[montes] con azuela[s de bronce]. Escale las sierras superiores, [Atraviese las
sierras inferiores], ¡Recorra las [tierr]as del mar tres veces![Capture Dilmun
su mano],¡Suba [al] gran Der y [...]![... ] de mi ciudad, Aga[dé ... ].
Versión de James B. Pritchard, La sabiduría del Antiguo Oriente, Ed. Garriga, Barcelona, 1966, 100-101.

Quizás lo que más llama la atención en el texto de Sargón, es esa mención de "una cesta sellada con pez y lanzada al río", ¿verdad? Este tipo de relatos, que sin duda os ha recordado a la historia bíblica de Moisés, es frecuente en la Antigüedad. Las historias de personas humildes que alcanzan el poder tienen elementos comunes. Por ejemplo una madre que no puede tener hijos, pero que los ama y no los mata (que sería lo más común). Otro caso muy conocido, y con más elementos comunes, es la Leyenda de Rómulo y Remo, pero ésta de la que hablamos, la de Sargón, es la primera conocida (no hay que decir que la de Moisés es muy posterior). En todos los casos, la madre abandona al hijo o hijos, pero estos, por medio tenemos que entender, de la acción divina, se salvan y al final, acaban llegando a una alta posición o a un liderazgo.

Los orígenes de Sargón, se encuentran oscurecidos por los mitos que cubren a su persona. Según la “leyenda del nacimiento”, el suyo fue el típico caso de paso de la miseria a la riqueza. Otros materiales antiguos derivados de cuentos populares, atribuyen a Sargón unos orígenes distintos: su padre era un cultivador de dátiles, y llegó no se sabe como a la corte de Urzubaba, rey de Kish, Sargón fue ascendiendo a su servicio hasta convertirse en copero real. Por motivos desconocidos, los dioses decretaron la ruina de su amo y pese a las maquinaciones de Urzubaba, Sargón se convirtió en rey, fundó una ciudad y gobernó “el mundo”.

Los únicos elementos que parecen bien fundados es que Acad era una advenediza de la escena política y que Urzubaba y Lugalzagesi fueron contemporáneos y en el caso de el último enemigos suyos. Todo lo demás es inseguro. El nombre de Sargón también despierta sospechas. Lo que si parece verdad es que realizó expediciones a la parte occidental de Irán, campañas en el norte y dirigió campañas victoriosas contra Mari, Ebla y más al oeste. Es difícil de determinar hasta que punto fueron incorporadas estas regiones. La fecha de la conquista de las ciudades de la Baja Mesopotamia por Sargón no se sabe con seguridad y aunque se pueden imaginar algunas lo mejor es reconocer que los testimonios son insuficientes. Los 56 años de reinado de Sargón debió dedicarlos sobre todo a sus campañas y reestructuración administrativa. Aparecen himnos que nos ofrecen atisbos de de las medidas tomadas por Sargón para consolidar su dominio. Estos himnos se atribuyen a Enheduanna, hija de Sargón. Esta fue nombrada “esposa ritual” del dios de la luna, Nanna en Ur. Durante los próximos 500-600 años ese cargo lo tendrían hijas de los reyes.

Desde la ascensión al trono de Sargón hasta la muerte del último rey acadio, Shar-kali-sharri transcurrieron 140 años. Los reyes de Acad mantuvieron bajo su control un gran territorio. Es evidente que se llevó a cabo una política de centralización. Así Akad se convirtió en “la ciudad” por excelencia. Akad se convirtió en el principal centro de consumo. Las inscripciones destacan también su papel como el gran centro hacia el que se dirigía en comercio con tierras lejanas. Los estrechos lazos comerciales con el valle del Indo están bien atestiguados.

Conviene destacar un fuerte elemento de continuidad tras las principales transformaciones realizadas por la dinastía de Acad: la esencia de la cultura y la ideología política seguía centrada en el concepto de una sola ciudad dominadora. El rey era ante todo “rey de Akad”, después “rey de los cuatro rincones del mundo” y tenía también el tradicional título de “rey de Kish”, existente ya en el periodo anterior. Este es el modelo político que dominó Mesopotamia durante los 500 años siguientes, los reyes de épocas posteriores considerarían el imperio de Akad el principal ejemplo de los logros que podía obtener una ciudad imponiendo su control sobre los demás.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bueno! Te felicito

He visitado tu perfil y que suerte de tener a alguien con tanto nivel en un blog. Gracias por compartir tus conocimientos.

¿Por cierto, podrías decir de dónde has sacado las imágenes? En concreto la de la tablilla y la última. Estoy haciendo un trabajo sobre Sargón I y no consigo dar con la fuente original de las "Crónicas de Sargón" o "Crónicas Babilónicas".

Muchas gracias.

Veronica Balsells dijo...

La historia de Sargón de Akkad es una de la que no tenemos suficientes registros para establecer cuál fue la verdad de su historia, pero apenas empecé a leer tu escrito noté enseguida un matiz tendencioso. Los términos "probablemente", "usurpador" e "intento de legitimarse" dan a entender que no estás basándote en ninguna prueba fehaciente, sino en juicios subjetivos tuyos. Además, la traducción del texto no dice que su madre haya sido una prostituta, sino una especie de sacerdotisa.

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails